sobre jumber y sus márgenes

Jodó con los de Miranda

Hay trenes que es mejor cogerQue yo quería contarlo la primera vez que lo vi, y lo que son las cosas, que van pasando los días y no nos resta tiempo para nada…

Lo habréis visto todos ya en la prensa. Somos, a lo que se ve y según la ONU, los más aficionados al perico de Europa. Hemos duplicado la tasa de consumo entre la población de entre 15 y 64 años, que cuatriplica ya el de la media europea.

Sin entrar en valoraciones ni en chascarrillos más o menos manidos y tópicos (alguien debe haberse puesto hasta el culo con mi parte; se ve que los mayores de 64 o bien no cuentan o bien no se quieren contar porque no dan la talla y nos bajan la media; este tipo de estadísticas incitan a la superación, como las que exhiben las campañas de tráfico en los luminosos de las carreteras…), vamos a destacar el dato que daba la nota de la agencia EFE y que reprodujeron todos los medios:

Pietschmann ha apuntado como ejemplo curioso que un estudio ajeno a la ONUDD basado en los restos de benzoilecgonina encontrados en las aguas residuales de los ríos demostraba que entre 2005 y 2006 en Miranda de Ebro (Burgos) cada día se consumía una media de 97 rayas de cocaína por cada mil habitantes de entre 15 y 64 años. De las ciudades estudiadas, sólo la superó Nueva York, con 134, mientras que en Washington la media era de 56, en San Francisco 31, en Londres y Zúrich 20, en Madrid 19 y en París 11, al tiempo que en Aranda de Duero, la otra localidad española estudiada, era de 5 rayas (100 miligramos).

Por arte de las malas pasadas del cortaypega, muchos medios se olvidaron, como hago aquí yo adrede y como le pasó por ejemplo a la Cadena Ser en su página web, de explicar mínimamente quién es el tal Pietschmann y con qué autoridad habla. No nos importa. El caso es que el dato imprevisto y que salpicaba la crónica causó el efecto deseado, echando por tierra, también, cualquier atisbo de rigor mínimamente esperable.

Se deduce, de la nota, que a la hora de planificar el trabajo previo al informe alguien encargado del asunto y ajeno a la ONUDD (no insistan, tampoco sabemos lo qué es la ONUDD, a ver si nos dejamos ya de impertinencias e interrupciones), ese alguién, digo, seleccionó tras un exhaustivo muestreo de poblaciones con río a las de Aranda de Duero y Miranda de Ebro. Se deduce también que al séptimo día descansó, que otro alguien se desplazó hasta Miranda con el encargo de tomar muestras, que seguramente echó allí el día y que a la vuelta en el laboratorio vió como los resultados apuntaban que uno de cada diez de aquellos habitantes con los que se había cruzado en la calle y aguardado turno en la gasolinera y compartido menú en el restaurante se regalaba el tabique con una rayita al día de media, y que, finalmente, todo aquello le había parecido lo bastante razonable como para pinchar el botón de enviar y a otra cosa mariposa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: