sobre jumber y sus márgenes

Un mantón de la China-na

Fiestas PalomaPor ser la Virgen de la Paloma nos hemos acercado un año más a La Latina, a las fiestas en las que todos los bares sacan su música y sus barras a la calle, cierran sus accesos y se desentienden de tus necesidades fisiológicas. Las gentes de la ciudad deshabitada, tan habituadas a arracimarnos los unos contra los otros para protegernos de la intemperie, nos agolpamos contra las barras de los bares de la calle Almendro, de la costanilla de San Pedro, guardamos cívicas colas frente a los aseos de la plaza del Humilladero, botelloneamos con todas las de la ley, o nos sentamos sobre un escalón centenario a mirar cómo pasa la vida en tirantes.

Entre tanto y por los barrios aledaños se extiende un inquietante desierto de calles vacías y plazas de aparcamiento libres por doquier, sólo interrumpido por algún paseante nocturno que vaga extravagante por las calles, y de los gatos pardos que descienden de los tejados presos de un extraño ataque de agorafobia.

Unas horas antes, mientras comíamos en La Buga del Lobo, a la sombra de los últimos estertores de las fiestas de San Lorenzo, la jovencísima madre de una niña de lo más cinematográfica advertía: ‘es el último año que me quedo en Madrid. No hago otra cosa que regar plantas y sacar de paseo perros que no son míos’.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: