sobre jumber y sus márgenes

Pub de ambiente

Llegaron las navidades, y cada uno trató de zafarse como pudo. Se sortearon los tradicionales sorteos, nos aplicamos a las compras y a los regalos, a las luces, a los tumultos, a las colas y a aquellas hordas interminables de niños con mayor o menor estoicismo o empeño.

Durante días, cada cual ocupó su puesto en el carrusel de fiestas y eventos familiares, oficiosos, sociales o municipales sin esperar nada novedoso o diferente. Desempolvamos un año más los manidos adjetivos, desusados en cualquier otra época o estación, y desembalamos nuestros mejores deseos y esperanzas como figuras de un belén cada año más mutilado y maltrecho, indefensas bajo el envoltorio ajado de periódicos viejos.

Para Nochevieja, las jóvenes debutantes y la presentadora de televisión encargada a última hora de cantar las campanadas de la suerte se habían cuidado muy mucho a la hora de escoger su ropa interior.

En las cocinas todo era cacharreo y trasiego de turrones y botellas de cava rescatado del remojo de las nieves para celebrar la llegada del nuevo año, mientras por televisión se sucedían los silvestres maratones y los belenes vivientes sobre un fondo de serpentina, lentejuela y chistes de cartón piedra.
A los más pequeños les pesaban en los párpados los rigores y los azúcares de una digestión difícil, y los más mayores se esforzaban por dejar bien clarito entre trasunto de champán y turrón que aquello no iba con ellos.

Todo era, digamos, como siempre, y como debía de ser.

Y en algún momento sucedió, mientras esperábamos los cuartos y recontábamos las uvas.
Poco antes de conectar con las unidades móviles desplazadas a la Puerta del Sol o a cualquiera de los lugares escogidos por las grandes cadenas de televisión generalista para escenificar el trasiego de año a año, durante veinte segundos, bien Iberia o la ONCE o La Caixa o Telefónica o Endesa o la Renfe o Adif o qué se yo presentó su anuncio, el más caro, según contaba la leyenda trasnochada de un tiempo en el que no había otra televisión que la que había. El último anuncio del año. Y a ninguno nos importó un carajo.

Podía haber sido de otra forma, en otro momento o en otro lugar, pero resultó así. La publicidad tradicional, tal y como la veníamos conociendo, inició, con el 2008, su particular camino de decadencia y debacle. Comenzó a marcharse, y no va a volver.

Algunos, los agoreros a desmano, a toro pasado -que si ya resultan molestos en los días corrientes, cúanto más lo son cuando nos enfrentamos a sucesos de magnitud tan extraordinaria-, dicen que se veía venir. Que el modelo de publicidad y todas las tradiciones generadas a su alrededor se agota en un mundo en el que la interactividad marca las relaciones y donde los canales de información que no permiten la comunicación de ida y vuelta están condenados a desaparecer. Que tendríamos que prestar una atención mayor a fenómenos como el ambient marketing.

Dicen -los enterados- que el ambient marketing consiste en integrar la publicidad en el entorno del consumidor, utilizar la creatividad para sacar elementos cotidianos de su contexto y llamar la atención del consumidor.

Metidos a investigar, encontramos botones de muestra que deberían haber disparado las alertas del perspicaz analista que todos llevamos dentro.

La agencia argentina Grey ha preparado para el próximo verano austral una campaña con la que tú puedes ser la próxima Playmate (vía Quiero ser creativo):

Los medios impresos se prestan bastante a este medio de marketing, son un buen soporte físico. Sólo hay que echarle un poquito de imaginación. Los de Wonderbra para esto son unos hachas (vía Advertbox):

El próximo ejemplo a los chicos nos va a llegar más. Y es que a veces la barrera que separa la genialidad de la escatología es muy, muy delgada. Estos anuncios de la revista Hombre se basan en fotos a doble página convenientemente pegadas. El efecto al despegarlas nos devuelve a tiempos mejores:

Volviendo a la entrada de Quiero ser creativo que comentábamos más arriba (una reseña con 25 ejemplos muy recomendable), el anuncio de spaguetti en la proa de un barco:

Anuncios

Comentarios en: "Pub de ambiente" (1)

  1. muy creativos, ya vieron el nuevo video de playboy la verdad crea morbo chequenlo http://www.youtube.com/watch?v=azZnfn96Yac

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: