sobre jumber y sus márgenes

La semana de un vistazo

La semana que voy a dar por concluida en breves momentos -el tiempo de terminar esta nota, lavarme los dientes, abrirme camino hasta el sobre entre el caos y el desorden de mi casa- no fue de las más fructíferas en lo laboral, pero fue singularmente variada en lo personal. Voy a dar cuenta sólo de algunos, sin otro criterio de selección que el propósito de no extenderme.

Tuve el primer contacto con una futura nueva amiga, que vino a verme requiriendo mi infinita sabiduría y competencia profesional. Por las pocas referencias que tenía del tema, presumí que acabaría desalentándola en sus propósitos. Pero me atraparon su proyecto, su entusiasmo y la convicción con que lo transmite. Espero de corazón tener finalmente la oportunidad de echar todos los cables que en mi mano estén.

Rosa la lió parda, y tuvo sus quince minutos de buzz en facebook, con la inestimable ayuda de Rai. Además de las sonrisas, el sucedido nos vale para reflexionar sobre el uso de los comentarios a los mensajes de facebook, y las normas de netiqueta aplicables cuando queremos extraer una conversación de un entorno privado como una red de amigos en facebook y dar cuenta de ella en otro foro del todo ajeno a sus protagonistas, como pueda ser nuestro blog.

Llegó S.A.R. la Nuur de Londres, en un parón obligado en su inmersión linguística, a requerimiento del INEM, que ya la venía echando de menos. Como yo. No es nada fácil lo que está haciendo la Nuri, y ya se van haciendo muy largos los meses, a los dos. Afortunadamente, ya sólo queda afrontar la última etapa de su viaje, y la tendremos otra vez entre nosotros para las vísperas de navidad, con fuerzas renovadas para seguir trasteando y revolucionando nuestra apacible existencia.

Echaron a la niña terrible ésa de Pekín Express.

Guti inició su particular periplo de redención, que debería devolverle al primer equipo antes de que acabe el adviento, por lo que cuentan.

Y como vino la Nuri se volvió, después de tres días que se nos escaparon entre los dedos. La dejé en el aeropuerto que cogiera su vuelo habitual. Volví a casa, apenas cené, y recordé que tenía un blog. Supongo que para estas cosas.

Nota: la fotografía es de Edvill, y está publicada en flickr con todos los derechos reservados, incluido éste que le doy. Pero como no creo que le importe, la fotografía me gusta y combina muy bien con la cabecera del blog, me he pasado la licencia por ahí. Si vosotros por vuestra parte pensabais darle otro uso, avisados quedáis de que queda excluida de la licencia creative commons que resulta de aplicación al resto de los contenidos de este blog.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: